Los proyectos presentados en la Cámara de Diputados de la Nación relacionados con la despenalización del aborto son un gran logro masculino.

Las feministas, quizás haciendo gala de un machismo oculto, impulsan una ley cuyo beneficiario final será el género masculino.


Lea la nota completa en Infobae.com